Agujas para la insulina

En Cataluña, la sanidad pública proporciona las agujas para inyectarse la insulina. Ahora bien, cuando te diriges por primera vez al centro de atención primaria (CAP) para entrar en la rueda del suministro periódico de material, es muy probable que te lleves unas cuantas sorpresas.

El número de pinchazos de insulina que se tiene que hacer una persona con DM1 depende de las comidas que haga, de las hiperglucemias que tenga que corregir y de la insulina lenta que tenga estipulada. Así, el rango de pinchazos diarias está más o menos entre 4 y 8 según cada caso.

A pesar de ello, en la primera entrega que recibimos del CAP nos dieron 70 agujas para 45 días (en este período un paciente con DM1 se habrá inyectado entre 180 y 360 dosis de insulina). La máxima cantidad que permitía el sistema informático eran 1,5 agujas diarias, mientras que nuestra hija tenía que inyectarse 6 dosis diarias.

Las agujas son un material de un solo uso y está ampliamente reconocido que su reutilización provoca que se despunten, pierdan lubricación, provoquen dolor y faciliten la aparición de hipertrofias (Nuevas Recomendaciones en Técnicas de Inyección, New inyección recommendations for patients with diabetes).

Tenemos que reclamar nuestros derechos

Después de múltiples reclamaciones, llamadas, visitas, etc. conseguimos pasar de 70 a 300 agujas. Pero lo arreglaron como un caso excepcional, como efecto de nuestra insistencia, diciendo de que ‘a medida que la chica se haga mayor necesitará menos pinchazos’.

Es verdad que el número de pinchazos de insulina depende de muchos factores, pero no de la edad, y no hay ningún paciente con DM1, tenga la edad que tenga, que necesite solamente 1,5 pinchazos diarios.

Es lamentable que tengas que exigir lo que deberían ofrecerte sin problemas, y no es sólo efecto de los recortes de la Administración Pública sino también del desconocimiento que hay sobre la DM1, incluso en el ámbito sanitario.

Esperamos que nuestra experiencia anime a todas las personas que se encuentren en la misma situación a reclamar sus derechos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone